EspacioY | ¿Qué es la educación somática? – Natalia Guillis
15956
post-template-default,single,single-post,postid-15956,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-11.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

¿Qué es la educación somática? – Natalia Guillis

La educación somática es un enfoque, una manera de ver la relación cuerpo-mente como dos caras de una misma moneda, aspectos del ser humano que se enriquecen y modifican mutuamente porque se trata de dos aspectos diferentes de una misma cosa: la persona o soma. Diversas  técnicas y prácticas corporales  se reúnen en este modo de ver,  algunas de las que identificamos dentro de este campo son; Body mind centering, eutonía, feldenkrais, contact improvisación, Alexander, Esferodinamia, expresión corporal. Todas ellas sostienen sus prácticas en la percepción consciente de sí mismo y la relación con el entorno  como  generadores de  cambios en la persona . Estas prácticas exploran sistemáticamente nuestro mundo sensorial interno para encontrar formas personales de tratar problemas físicos y emocionales.

La Educación Somática se define como área del conocimiento a partir del uso de la palabra Somatics que hace el filósofo Doctor Thomas Hanna en 1970 considerando a todas aquellas técnicas corporales que toman a la percepción desde la primera primera persona, es decir desde el cuerpo viviente sensible tal como lo percibe la persona; considerando que el  soma no es un cuerpo y no es una mente; es el proceso vital.

Los educadores somáticos facilitamos o guiamos la posibilidad de observar/registrar/percibir sensaciones en relación a nuestro cuerpo-mente (soma) ,  mediante experiencias de aprendizaje apropiadas al contexto personal, sabiendo que puede volverse una herramienta que nos habilita a resolver tanto problemas psicológicos como motrices-funcionales.

Sabemos que la unidad funcional y estructural del complejo sensorio motriz es indisoluble;  es decir que estudiar el área sensorial implica necesariamente estudiar el movimiento.

La validez de la intervención somática se mide por el mejoramiento general del rendimiento y por el bienestar que se siente.

La prioridad de las prácticas somáticas es el conocimiento personal, conocimiento presente  a través de la experiencia, donde a través de exploraciones comenzamos  a escudriñar sistemáticamente procesos vitales sin eliminar la posibilidad de encontrar lo imprevisto.

Nos referimos a la experiencia como  aquella posibilidad de que algo nos pase, nos acontezca, nos llegue; requiere de un gesto de interrupción, un gesto casi imposible en los tiempos que corren; requiere pararse a pensar, a mirar, a escuchar, a pensar despacio, pararse a sentir, sentir más despacio, demorarse en los detalles, suspender la opinión, el juicio, la voluntad, el automatismo de la acción, cultivar la atención y la delicadeza, abrir los ojos, los oídos, conversar sobre lo que nos pasa, aprender la lentitud, escuchar a los demás, cultivar el arte del encuentro…Darse Tiempo Y Espacio….

_

Para más información, escribinos.